June 25, 2021

Soy un adulto joven. Les voy a contar por qué me vacuné.

Los jóvenes de entre 18 y 30 años cuentan por qué se vacunaron contra el COVID 19.

Estos jóvenes decidieron vacunarse contra el COVID 19 para protegerse, proteger a sus seres queridos y ayudar a ponerle fin a la pandemia.

Según información nueva de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los adultos jóvenes de Estados Unidos son los que menos se vacunan contra el coronavirus. De hecho, cada semana se vacunan menos personas de entre 18 y 30 años.

Para promover la vacunación de adultos jóvenes, Kaiser Permanente participa en diversas actividades durante el mes de acción nacional para lograr que el 70 % de la población de Estados Unidos se vacune con al menos una dosis antes del 4 de julio.

Para evitar las hospitalizaciones y muertes provocadas por el COVID‑19 y proteger a los más vulnerables, es fundamental que muchas personas de todas las edades se vacunen. 

Testimonios

Conversamos con 5 adultos jóvenes para saber por qué se vacunaron. Las razones principales que dieron fueron para ver a los amigos y a la familia en persona y para no contagiar COVID‑19 a otros. Siga leyendo para conocer sus motivos.

Elisa Albelo, 24 años
Covina, California 

Cuando la tienda en la que trabajo cerró en marzo de 2020, me puse nerviosa. Era mi principal fuente de ingresos y no sabía cuándo volvería a abrir. Por suerte, unos meses después volví a trabajar, pero, al principio, tener que adaptarme a usar mascarillas y a otros cambios fue un shock.

Me vacuné por mi salud y mi seguridad. Mi padre contrajo COVID‑19 a principios de 2021 y fue una experiencia aterradora. Ahora que estoy vacunada me siento mejor, puedo ver a mis amigos y familia, y abrazarlos todo lo que quiera. 

woman taking a selfie in an indoor setting
young man in an outdoor setting wearing an athletic t-shirt

Jasper Brannon, 21 años
Los Ángeles

En Los Ángeles la pandemia fue una experiencia intensa. Parecía que el COVID‑19 estaba en todos lados. Mis 3 compañeros de vivienda y yo no salíamos. Fue un gran cambio, porque me encanta andar de un lado para el otro.

Tuve que adaptarme a las clases virtuales y, apenas comenzaron, contraje COVID‑19. Estuve enfermo por 4 o 5 días. Fue como un resfriado fuerte, pero con dolores de cuerpo intensos, y me sentía agotado.

Más que nada por eso me vacuné. Soy joven y sano, pero aun así me enfermé bastante. No quería contagiar a nadie con un sistema inmunitario débil. Me hubiera sentido muy mal.

Me sentí cómodo al vacunarme. También quería proteger a los demás, a todas las personas en nuestra comunidad. 

Alejandra Jáuregui, 30 años
Inglewood, California 

Cuando empezó la pandemia, me deprimí y comencé a sentir mucha ansiedad. Incluso tuve que recibir tratamiento y tomar medicamentos. En noviembre de 2020, mi prometido y yo perdimos nuestro departamento por problemas económicos a raíz de la pandemia. Nos mudamos a la casa de mis padres.

En enero de 2021, me hice una prueba de COVID‑19 y dio positivo. Fue horrible. Tenía casi 8 meses de embarazo y estuve hospitalizada 3 días. Afortunadamente, me recuperé, y mi bebé y yo estamos bien.

Me vacuné por mí y por mi familia. Recibí la primera dosis de la vacuna unas 2 semanas después del parto. Espero que mi hijo haya recibido algunos anticuerpos contra el COVID‑19 durante el embarazo y, ahora, a través de mi leche.  

Vincent Kim, 24 años
Lawrenceville, Georgia

Durante la pandemia, me la pasé en casa. Tomé clases virtuales y salí solo para lo necesario. No fue fácil; soy una persona activa y sociable, pero puse de mi parte.

Me vacuné para protegerme y para cuidar a mi familia y amigos. Lo que menos quiero es contagiar a mis seres queridos. Aun sin síntomas, podría contagiar a alguien.

Sobre todo, me vacuné por mi amigo. Era joven y sano, más o menos de mi edad. Después de contraer COVID‑19, su condición empeoró y falleció. Ansiaba tanto poder vacunarse, pero murió un mes antes de poder hacerlo. Al COVID‑19 no le importa cuántos años tenemos.

Monique Arrabit, años
Portland, Oregón 

Durante la pandemia, tuve la suerte de conservar mi empleo. Pero no pude ver a mis padres ni a la mayoría de mi familia durante un año. Eso fue muy duro.

Me vacuné porque confío en la ciencia. Confío en que la vacuna funciona y es segura. Además, sirvió para que mis padres también confiaran. Despejé sus dudas y les aseguré que los mejores científicos trabajaron en ella.

Cuando pude volver a verlos, fue maravilloso. Durante la pandemia me comprometí y, finalmente, pudimos celebrarlo. 

¿Está listo para vacunarse? Visite kp.org/vacunacovid. Si se aplica la primera dosis de la vacuna antes del 9 de julio, tendrá la oportunidad de ganar uno de los premios Be Well Rewards con los que celebraremos el regreso pleno y saludable a nuestras actividades de la vida cotidiana. 

Read in English.